Seguidores

jueves, 27 de febrero de 2014

EL BOTÓN DE LA VIDA..


Por más que digan lo contrario, la Naturaleza es sabia, y prueba de ello es la demostración de fuerza que ha hecho días atrás, poniendo en jaque a numerosas poblaciones del litoral peninsular. Mares arboladas a pie de orilla, lluvias que degeneran en monzón, y vientos huracanados que amenazan con llevarnos volando como a Mary Poppins mientras intentamos guarecernos de las precipitaciones con el paraguas, son los ingredientes que se han mezclado en numerosas y sucesivas tormentas, y que nos han obligado a estar durante meses con las orejas gachas.


La época en que nos encontramos es así, con más sombras que luces, pero al mismo tiempo es un periodo en el cual no pocas especies marinas se dan cita para la freza, entre ellas nuestras queridas lubinas, y sólo por ello se debiera establecer una veda tanto para pescadores profesionales como para deportivos, encaminada a asegurar su presencia en el futuro. Sin embargo, en vez de eso, muchos esperan ansiosos dicha llegada y las buscan con denuedo en su afán por dar la campanada, aunque luego tengan que venderlas a precio de risa, en una vuelta más de tuerca de la suicida dinámica del “pan para hoy, y hambre para mañana”. Eso sí, lo mejor de todo no queda ahí…

Desde mi humilde opinión, produce bochorno y vergüenza ajena ver que en los medios de comunicación generalistas se jaleen las felonías que comete el sector profesional de la pesca, precisamente el mismo que desconoce lo que es una veda o un cupo si no es bajo amenaza de severa crujida, y que luego quiere que las administraciones nos empitonen porque, a su entender, los deportivos somos los causantes del descenso en el balance de capturas. Un ejemplo de este deplorable comportamiento tuvimos oportunidad de contemplarlo hace apenas unos días, aprovechando que en aguas de la localidad vizcaína de Ondarroa se capturaron 100 toneladas de corvina. Pues bien, dicho evento fue recogido como una proeza por buena parte de la prensa, a la que sólo le quedó aplaudir con las orejas. Una de dos: o bien hay que cubrir minutos de televisión y espacios de papel, y que el espectáculo debe continuar, o es que la estupidez derivada de la ignorancia voluntaria se encuentra más extendida de lo que pensaba.
Mirando con perspectiva los temporales que nos han asolado, y en vista que a nadie parece importarle un bledo el estado de nuestros mares, a toro pasado casi se agradece que hayamos tenido que estar acuartelados durante tanto tiempo. De hecho, pareció que, por entonces, la Naturaleza se tomara anticipada venganza de perrerías como la anteriormente mencionada y decidiera presionar el “botón de la vida”, estableciendo así una suerte de veda obligatoria para que los peces pudieran desovar a sus anchas y sin interferencias. Ahora bien, como hemos podido ver, con sólo pulsar dicho interruptor se detiene cualquier atisbo de actividad humana y sólo queda ponerse la venda antes de la herida: las calles se vacían, los puertos y paseos quedan desiertos, las embarcaciones se amarran bien dentro de las rías, se apuntalan defensas para puertas, ventanas y locales, y las aseguradoras se echan a temblar por lo que se les puede venir encima. Es como, sin mediar palabra, nos dijera, “ya que no quieres por las buenas, pues nada, que sea por las malas…”.
Por esta vez, y con matices, “no hay mal que por bien no venga”, y esa es la lección que debiéramos extraer de los temporales todos los pescadores que no sabíamos qué hacer por no poder tirar la caña, y estábamos más que insoportables. Es más, incluso las plañideras portuarias que tanto se quejaban por no poder levantar el amarre, pueden
estar seguras que, gracias a que los elementos les han mantenido en tierra, muchos peces atiborrados hasta las trancas de huevas han escapado de caer en sus artes, pudiendo así descargar sus bodegas, lo cual mañana les garantizará la posibilidad de poder pescar, aun sin haber hecho méritos para merecerlo. La Naturaleza, por enésima vez, y pese a que nos haya mostrado su peor cara, nos ha vuelto a demostrar que es infinitamente más sabia que la raza humana.

Hasta la próxima paseantes.

Texto y fotos L.Carlos Prieto.

12 comentarios:

Andreu Pere Isern dijo...

No podría estar más y más de acuerdo con la reflexión en todos los puntos. Estaría bien que hubiera una veda humana y que no fuera la naturaleza que la forzara, pero con los intereses de los gordos nos hemos topado... ¡Saludos!

Ramón Montenegro dijo...

De acuerdo. Incluso añadiría la prohibición de pescar durdos o como se les quiera llamar en las diferentes regiones, durante 2 años. Habría que añadir 1000 cosas más como los trasmallos pegados a la costa, la vigilancia del marisqueo (en Euskadi prácticamente inexistente), vigilancia más estricta de los pescadores deportivos de embarcación en cuanto a Kg, las cofradías en Galiza ¿quienes son para acotar zonas de pesca para los cañeros? (je, je, somos los culpables) etc., etc. Pero lo verdaderamente insufrible es la incompetencia de las instituciones en estos temas y otros tales como recuperación de ecosistemas preferentemente en lo relativo a marismas y vegas. Putapénico1

Anónimo dijo...

Hola , no suelo comentar pero bravo! Estamos todos deacuerdo , todos los PESCADORES que de verdad lo sean , lo de las corvinas una verguenza una masacre codicia por no ser capaces de parar hasta matar el ultimo pez llegara el dia que sea demasiado tarde tal vez sea ahora el momento de cambiarlo pero en la bascula siempre pesa mas el dinero soy un gran aficionado al spinning y es triste ver las zonas que tenemos tan deserticas rodeadas xe palangres sin ningun tipo de control un control que losmismos profesionales deberian tener ... tengo 22 años y hay dias que me acuesto pemsando ensi algum dia esto dara un vuelco y poder disfrutar de abundancia de peces como antaño pasaria seguramemte pero pienso que esto va a peor.......no hay respeto x nada estamos cabando nuestra tumba y parece no importarle a nadie parece mas importante hablar de gilipoyeces y gracias x aber escrito ese texto tan klaro porque es la realidad ojala se meta mas caña a los profesionales para que se pueda mamtener el equilibrio porque al final nose a donde vamos a llegar ......x cierto me llamo ander un saludo desde bilbao y que sigas publicando mas cosas de estas porque interesa k gente se de por aludida grandes hijos de puta..........

Antonio R dijo...

Amén, completamente de acuerdo, yo tambien tengo esa sensación agridulce entre el cabreo y preocupación por tanto temporal y la inmensa alegría de una veda natural, como bien dices las escabechinas que son tratadas como tremendos logros en los medios dan beneficio a unos pocos barcos que además venden a precios irrisorios cuando con una veda como dios manda podrían permitir el desove y despues pescar esos mismos peces a lo largo del año repartidos entre muchos más barcos y a precios mucho más altos con lo que ganarían todos. En fin, como siempre en este pais la Administración, ni puta idea.

David Viturro Rios dijo...

y que vengan mucho inviernos mas asi, es la única protección que tienen las especies marinas, sl2

David Viturro Rios dijo...

y que vengan mucho inviernos mas asi, es la única protección que tienen las especies marinas, sl2

Anónimo dijo...

Buenas:

Muy bueno.... Solo una matización: las 100 toneladas de andejas se sacaron en Hondarribia, no en Ondarroa...

Un saludo desde Irun.

Fernan

Anónimo dijo...

La verdad es que somos incapaces de cogerle la medida ni por nosotros mismos, ni con leyes de por medio. En nuestra zona "arreamos con todo",ya si hay dinero de por medio ni te cuento. Es casi cultural.De todas formas pienso que los profesionales no son peores que el resto de la sociedad, son como nosotros mismos,como nuestros políticos, como nuestras empresas... El problema es que nuestro mundo funciona así, sería realmente curioso que en la pesca profesional imperaran valores y criterios juiciosos cuando la sociedad en sí carece de ellos.

Fermíntxo dijo...

Ya veo que andamos todos un poco calentitos con el tema..jejeje !!!
Cuantas veces lo habremos hablado Carlos y yo..
Mas de una vez he comentado que no conozco ningún agricultor que para coger la fruta rompa las ramas de los árboles,sabe que si lo hace no recogerá nada la campaña siguiente pues estos no espabilan o lo que es peor les da igual,luego a pedir ayudas,claro.
Recuerdo una anécdota en un bar de marineros comentaban una pesca de sargos de las gordas y uno de ellos comentó que era un exceso, a lo que otro le soltó por su boquita.."el que venga detrás que arree"..con ese pensamiento qué esperamos..

No intervengo mucho en los comentarios por que poco tengo que añadir a los vuestros.
S2

KIKOLEON dijo...

Cuanta razón tienes Fermín, algunos si reflexionan sobre el tema ( los menos), otros están tirando sin compasión de la teta de la vaca y cuando se les acaba la leche lloran, lo malo será cuando se muera la vaca, pero los que de verdad tienen que reflexionar, preocuparse y establecer unas "buenas normas" por el futuro de nuestros mares están pensando en como robar mas dinero y en sus propios intereses, así nos luce el pelo, lo peor que no pasa solo en este país y es globalmente.
Saludos

Iñakitxu dijo...

Espectacular exposición de como es y como será en un futuro la pesca si no cambian el chip, si todos pensáramos como aquí expones otro gallo cantaría... La pena es que desde aquí no podamos hacer nada más al respecto... Un saludo y enhorabuena por el escrito, esta genial.

TXIPIRON dijo...

Aupa !

Suscribo lo escrito como si lo hubiese hecho yo mismo, coma por coma.
Pero creo que aunque tomemos conciencia unos pocos, como no se la inculquemos a las nuevas generaciones ........... poco habrá que hacer !
En mi caso, me auto-vedo yo mismo éstos meses que están con el desove, y si algún dia salgo a pescar y cojo algún pez con sintomas de tener huevas, se va nadando por donde a venido.
Pero eso ya es cosa de sentido común de cada uno.
De como piensan los "pros", sobre todo patrones y armadores, prefiero no opinar ... que me enciendo
Y , algo se del tema, por que yo tambien lo fuí !

Salu2.
TXIPIRON.

Video

FOROS